La lágrima liberadora

Me gusta llorar de emoción, porque cuando me abro a ese sentimiento sincero, algo en mí se disuelve, se ablanda, se libera... Mi rostro real empieza a emerger y mi corazón cobra vida. Mi vieja prepotencia pierde fuerza cuando me permito ser vulnerable. A veces mis lágrima son de rabia, de impotencia, de tristeza, de [...]